Porque un diagnóstico de cáncer no tiene porqué ser una sentencia de muerte…
No evitemos llamarlo por su nombre
No miremos a los enfermos con cara de pena…ellos tienen una lucha que librar y la pena no ayuda
No dramaticemos sobre la enfermedad, es cierto que no es un catarro, pero no anticipemos un desenlace fatal
Ayudemos al paciente a cumplir con las prescripciones médicas
No nos angustiemos por no saber qué decir o no saber cómo dar ánimos…una simple muestra de afecto llega
Respetemos los deseos del enfermo, si no desea recibir visitas.
Seamos fuente de distracción para ellos, es lo que más necesitan
Y no nos olvidemos de los familiares: hay estudios que demuestran que ellos lo pasan peor que el propio enfermo.

#WorldCancerDay
#WeCanICan