¿Llevas todo el invierno esperando las vacaciones de verano, pero al mismo tiempo se te ponen los pelos de punta recordando las discusiones con tu pareja el año pasado? Si discutir con tu pareja  se ha convertido en un clásico en tus vacaciones, a continuación te presento 7 claves para que deje de serlo.

Discutir en vacaciones es algo bastante frecuente en las parejas, dado que confluyen varios aspectos

  • Estamos cansados, después de todo un año trabajando, por lo que tenemos menos paciencia.
  • Las vacaciones implican un cambio de rutinas, que siendo algo positivo y necesario, no estamos acostumbrados a ellas. Y en el caso de las parejas, no estamos acostumbrados a pasar tanto tiempo juntos/as.
  • Nos generamos expectativas idílicas de descanso y disfrute, que no se cumplen y nos sentimos frustrados

 A veces en las vacaciones pueden surgir discusiones de pareja, pero no tiene por qué ser algo negativo si sabemos como gestionarlo.

Y voilá! ya tenemos el cóctel perfecto para que se generen tensiones, y de ahí, a la discusión hay un paso. ¿Cómo podemos evitarlo?  Ahí van 7 claves para no discutir en vacaciones:

    1. Regular expectativas: tener presente que discutir es algo que puede ocurrir, pero que se puede reconducir.
    2. Reconocer nuestro estado emocional: el cansancio nos hace perder la paciencia con más facilidad y tu pareja está igual de cansado/a que tú.
    3. Actitud: llevas un año esperando las vacaciones, ¿cómo quieres vivirlas?
    4. Flexibilidad: no siempre las cosas salen como planeas, o no nos apetece hacer lo mismo, y si tienes hijos, los imprevistos son una constante. Lo importante no son los desacuerdos o los imprevistos, sino cómo sortearlos. Céntrate en la solución, no el el problema: negocia con tu pareja e hijos y trata de llegar a acuerdos.
    5. No es lo que se dice sino cómo se dice: cuida las formas, una mala contestación puede ser el punto de partida para discutir.
    6. Posponer temas para hablar: no caigas en el error de aprovechar ahora que tenemos tiempo para hablar de cambiar la hipoteca o la empresa de electricidad… eso ya se hablará a la vuelta.
    7. Cuidado  con los pensamientos trampa: del tipo
      • «Hemos discutido, ya se han arruinado las vacaciones»: no tiene porqué, este pensamiento te coloca en una postura pasiva, desde la que no harás nada por evitar posibles futuras discusiones.
      • «Total, ya que no hemos sido capaces de evitar una discusión, no hay nada que hacer» :  por lo tanto, normalizamos el seguir discutiendo.

Si consideras que estas claves no son suficientes para lidiar la situación con tu pareja, tal vez sea el momento de plantearos una terapia de pareja.

Espero que os guste y os sirva.

Hasta la próxima!

Vanesa Hernández

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologos.com.

¿Hablamos?