Recientemente se ha publicado el dato de que los casos de hijos que ejercen violencia sobre sus progenitores se ha duplicado en Galicia, llegando a 300 casos (conocidos) el pasado año.

El fenómeno de la violencia filio-parental es el producto de diversos factores:

• La exposición a modelos violentos dentro del ámbito familiar: si alguno de los padres o ambos se expresan de forma agresiva, lógicamente el hijo/a va a reproducir ese patrón. A este respecto, no podemos obviar la influencia de contenidos mostrados en medios de comunicación, videojuegos o redes sociales, en los que la violencia es un medio para conseguir lo que se desea.

• Déficit de autocontrol del impulso agresivo: cada persona tiene un impulso agresivo mayor o menor; si combinamos un impulso agresivo elevado con una dificultad para autocontrolarlo y la exposición a modelos parentales que no se controlan…la violencia está servida.

• La escasa tolerancia a la frustración: no aceptan un no por respuesta, y exigen aquello que desean.

• La existencia de alguna patología psiquiátrica: algunos trastornos de la personalidad, trastornos psicóticos, trastornos de conducta y del desarrollo, tiene entre sus manifestaciones las conductas agresivas.

• La ausencia de límites en el entorno familiar o la aplicación inconsistente de los mismos: no se han aplicado las estrategias apropiadas para frenar la conducta del menor, o se han aplicado incorrectamente o demasiado tarde. Lejos de lo que se pueda imaginar, este hecho no se da sólo en familias desestructuradas; también se da en familias en las que los padres no han sabido (por desconocimiento o por falta de estrategias), manejar la situación, o se les ha ido de las manos. Sin embargo, a nivel social se tiende a culpabilizar a los padres, y se les juzga como únicos responsables del maltrato que reciben de su hijo/a, obviando la parte que corresponde a las propias características del menor. Por este motivo, muchos padres, por vergüenza, por ese sentimiento de culpa, ocultan la situación; una situación que tal vez, y con la ayuda adecuada, podría tener solución.

¡Hasta el siguiente post!