«¿Y esto cómo es?»  La pregunta se repite en muchas de las llamadas que llegan a nuestra consulta para preguntar por nuestros servicios. Y respondo explicándoles el método de trabajo : «primero hacemos una valoración del caso….», pero la pregunta queda sin responder o respondida a medias.

Pues a eso vengo hoy, a explicar qué es la terapia psicológica, o cómo la entiendo yo tras unos cuantos años de ejercicio profesional.

Si hay dos términos que no pueden faltar en mi definición son proceso, encuentro, cambio e implicación.

La terapia es un proceso, y como tal se articula en una serie de pasos dirigidos a conseguir los objetivos de la persona que pide ayuda: controlar la ansiedad, salir de un episodio depresivo, saber decir no, dejar de discutir con mi pareja…

Este proceso se desarrolla a través de encuentros o sesiones entre el terapeuta y la persona, en las que se van trabajando en los cambios que deben hacerse en la forma de pensar y/o actuar, con el fin de conseguir el bienestar deseado. Todo proceso de terapia requiere hacer cambios, y, para que la persona haga el esfuerzo de llevarlos a cabo, es importante que entienda qué le ocurre y cómo funciona en su caso. Así, por ejemplo, si se trata de un caso de ansiedad, el paciente deberá saber qué es la ansiedad y cómo se manifiesta en su caso, qué situaciones la desencadenan y cómo se mantiene en el tiempo.

¿Existe una explicación única para todos los pacientes? Pues la respuesta es no, puede haberlas parecidas, pero no exactamente iguales.

Si el paciente es capaz de ver y cómo funciona el problema que le aqueja y qué cambios tendría que hacer para resolverlo, es mucho más probable que se anime a hacerlos.

A partir de ahí, el terapeuta traza un plan de trabajo en el que, va aplicando distintas técnicas que permitan materializar los cambios necesarios para conseguir los objetivos establecidos. Siguiendo con el ejemplo de la ansiedad, se puede entrenar una técnica de control de la activación o estrategias cognitivas: ¿Cuál en cada caso? ¿En qué orden? ¿En qué momento? Lo que el psicólogo/a valore como la más adecuada en función de las características de la persona y del problema de ansiedad en concreto que se esté abordando.

Pero no todo queda ahí: hay un aspecto esencial que va más allá del proceso y de los cambios y tiene que ver con el encuentro. Es fundamental que la persona se sienta cómoda con el psicólogo/a que le va a tratar. La actitud de acogida, escucha y empatía por parte del terapeuta, así como la usencia de juicios y la garantía de confidencialidad, contribuyen a la formación de la alianza terapéutica, que será un elemento fundamental en el desarrollo y en el éxito de la terapia.

Espero que ayude a disipar dudas… hasta el próximo artículo!

Vanesa Hernández

Queremos ayudarte!

Tlf: 663408108    Mail: hola@norbapsicologos.com