Cuando detectamos una llamadas de atención, sea de un menor, adulto o un anciano, entendemos de alguna manera, que lo mejor es ignorarlas, con el objetivo de que cesen.

Ignorar una llamada de atención, no siempre es la mejor forma de manejarla

Y es cierto, que en ocasiones ese es el manejo correcto, pero convendría detenerse un momento y valorar por qué ese menor, adulto o anciano está teniendo ese comportamiento hacia nosotros.

Es posible que efectivamente no le estemos prestando atención suficiente, bien por falta de tiempo u otros motivos. En el caso de los menores, puede manifestarse en forma de rabietas o travesuras. En ese caso, podríamos considerar si podemos dedicarle algo más de tiempo o atención.

Otra posibilidad es que la persona se encuentra mal emocionalmente y no encuentra otra manera de solicitar ayuda. Como puede ser el caso de un anciano/a que tiene miedo a vivir solo/a, o a su deterioro físico y mental.

Tal vez sea una persona acostumbrada a recibir cierta cantidad de atención, y ahora no la recibe. Puede ser el caso de un miembro de la pareja, que se siente desatendido.

Conviene detenerse y valorar que hay detrás de esa llamada de atención.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Pues antes de ignorarla, intentar valorar si podemos cubrir esa necesidad emocional, de afecto, o de tiempo de la otra persona. Y si no podemos, hablar con ella y tratar de explicárselo.

Si eres adulto y te das cuenta de que estás haciendo llamadas de atención, no te culpes por ello, intenta pedir lo que necesitas: tiempo, atención, afecto… de esta manera tendrás más probabilidad de recibirlo.

 

Esperamos, como siempre, que os sea útil.  Hasta el siguiente!

📷 Jackson David

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologos.com.

¿Hablamos?